Principal

Electro-Mecánica


Energía Eólica


Energía Solar

 

CONTACTO:

 

Historia

www.energiasargentinas.com.ar

HISTORIA DE LA ECOLOGÍA                                               Logotipo Internacional de la Ecología

Ernst Haeckel o El "padre de la ecología":

El término ecología fue inventado por el zoólogo alemán Ernst Haeckel en 1869.

En la historia de la ecología existieron tres personajes en particular que impulsaron el desarrollo de la Biología y la Geología.

  •  Dentro del ambiente evolucionista del siglo XIX, el biólogo y zoólogo alemán Hernst Haeckel (1834-1919) es considerado el padre de la ecología, porque fue el primer científico que se propuso la creación de un neologismo especial para definir las relaciones entre los seres vivos y sus hábitats, otro neologismo que se iba popularizando para significar el ambiente físico propio de una determinada especie viviente.

Biólogo y filósofo alemán (1834-1919), nacido en Potsdam.

Considerado el padre de la ecología y el más destacado representante del monismo naturalista. A través de conferencias y escritos dio gran popularidad a la obra de Charles Darwin.

Se doctoró en la Universidad de Berlín en 1857, pero sólo se dedicó brevemente a la medicina antes de aceptar trabajar como profesor de anatomía comparada en la Universidad de Jena, donde se convertiría en el principal defensor de la teoría de Darwin en Alemania.

Parte de la atracción que esta teoría ejercía sobre él radicaba en sus implicaciones filosóficas.

Con ayuda del evolucionismo intentó construir una teoría que unificara la biología, la ciencia en general e incluso la religión.

Según Haeckel, cada animal recorre a lo largo de su desarrollo embrionario todas las fases evolutivas que le han llevado a ocupar su lugar en el orden natural.

Así, un feto humano comienza su desarrollo como una simple célula, exactamente del mismo modo en que debió comenzar la vida.

Unos ocho días más tarde, la célula se ha convertido en una esfera hueca (la blástula) cuya morfología es similar a la de las esponjas.

Seguidamente, la invaginación del embrión produce una estructura de dos capas en forma de copa (la gástrula) que recuerda a los celentéreos, como los corales y las medusas.

Luego el embrión humano comienza a alargarse y, en treinta días, atraviesa fases en las que presenta agallas, cola y extremidades similares a aletas, típicas de los peces y los anfibios.

Pronto, el embrión adopta una forma claramente propia de los mamíferos, pero hasta dos meses más tarde no se aprecia claramente que es un primate.

En palabras de Haeckel, "la ontogenia recapitula la filogenia", siendo la ontogenia el desarrollo embrionario y la filogenia el desarrollo evolutivo.

A pesar de que hay mucho de verdad en esta idea, la más famosa de sus conjeturas, el intento por parte de Haeckel de reconstruir los linajes evolutivos sobre la base del desarrollo embrionario le condujo a filogenias que, como hoy sabemos, eran totalmente incorrectas.

El resto de sus ideas se componían de una combinación similar de perspicacia y extrapolaciones erróneas.

Sin embargo, muchas de sus deducciones se anticiparon al desarrollo de la biología moderna.

Por ejemplo, consideraba la psicología como una rama de la fisiología; inventó el término ecología para hacer referencia al estudio de la interacción entre los animales, y propuso que la selección sexual (la elección de los machos por parte de las hembras) había conducido a la evolución de dimorfismos sexuales tan llamativos como la cola del pavo real y los cuernos del alce.

Murió en Jena el 8 de agosto de 1919.

Publicó notables monografías sobre los animales interiores (radiolarios, sifonóforos, etc.).

Sus obras principales, son:

Enigmas del Universo (1899).

Historia Natural de la creación (1868).

El primero de ellos fue Lamarck, autor de la primera teoría de la evolución que tuvo el rigor necesario para trascender.

Este autor propuso que, puesto que el medio ambiente se halla en constante transformación, los organismos necesitan cambiar y realizar un esfuerzo por lograrlo, y que éste es uno de los mecanismos de la evolución de los seres vivos.

  • Jean Baptiste Pierre Antoine de Monet, caballero de Lamarck (1744-1829):
  • Lamarck fue un naturalista francés nacido en Bazentin y muerto en París; precursor de la teoría de la evolución de Darwin; afirmó que los animales y las plantas cambian su estructura de acuerdo con el medio, desarrollando ciertos órganos y atrofiando otros por desuso, y que tales cambios se heredan.

Fue autor de Flore francaise (1778);

Dictionnaire de botanique (1782);

Encyclopèdie botanique (1783);

Illustrations de genres; Système des animaux sans vertèbres (1801);

Phylosophie zoologique (1809);

Histoire naturelle des animaux sans vertèbres (1815-22),

etc.

Fue un sabio incomprendido y terminó sus días en la pobreza.

En 1793 se le encargó la cátedra de animales inferiores (insectos y gusanos) donde trató por primera vez de la evolución de los animales y de las plantas, formulando ya desde entonces las tesis esenciales de su doctrina transformista, basada en la herencia de los caracteres adquiridos, la ley del uso y del desuso y la tendencia al progreso de la materia viviente, amparándose asimismo en otros principios actualmente obsoletos como la generación espontánea (lamarckismo).

Dicha doctrina adquiere su punto culminante con la publicación, en 1809, de su obra capital, Filosofía zoológica (1809), donde concretó su concepción de la evolución de los animales como regida por cuatro leyes fundamentales; de éstas, la segunda y esencial enunciaba que la producción de nuevos órganos era debida a la aparición y persistencia de nuevas necesidades.

La originalidad, pese a la endeblez de los mecanismos propuestos, fue mal aceptada e incomprendida por sus coetáneos.

Lamarck nunca expuso con claridad ni razonó de forma coherente sus opiniones, de ahí que sus ideas nunca fueran tomadas muy en serio durante su vida.

Su teoría de la evolución sufrió grandes contratiempos a manos de Cuvier, que defendía sus propias ideas desde una posición científica mucho más sólida.

Lamarck murió sin excesivo reconocimiento científico hacia sus ideas, que no fueron reevaluadas con rigor hasta la segunda mitad del siglo XIX en que se le reconoció como pensador profundo y avanzado para su época.

Aunque su contribución a la ciencia incluye trabajos sobre meteorología, botánica, química, geología y paleontología, es especialmente conocido por sus estudios sobre la zoología de los invertebrados y por su teoría sobre la evolución.

En segundo lugar, es obligatorio citar el eminente geólogo inglés Charles Lyell quien concibió la corteza terrestre y sus diversas formaciones como resultantes de cambios que suceden gradualmente desde el origen hasta el momento actual.

Geólogo escocés cuyos escritos han influido enormemente en el desarrollo de la geología moderna.
Nació en Kinnordy (hoy Angus) y se formó en Universidad de Oxford.

Estudió derecho y entró en la abogacía, pero pronto se dedicó casi totalmente a la ciencia, sobre todo a la geología.

Basándose en los trabajos iniciales del geólogo escocés del siglo XVIII James Hutton, Lyell desarrolló la teoría de la uniformidad.

Esta teoría establece que todos los procesos naturales que cambian la Tierra en el presente lo han hecho de forma idéntica en el pasado.

Lyell apoyó esta teoría en las observaciones geológicas que realizó durante sus largos viajes por Europa y América del Norte.

La teoría de la uniformidad se contrapone a la del catastrofismo, muy popular entre los científicos de la época de Lyell.

Esta teoría postulaba que sólo las grandes catástrofes podrían cambiar la formación básica de la Tierra, y que ésta tenía 6.000 años de antigüedad.

La mayor parte de los científicos creían que el catastrofismo era compatible con la interpretación bíblica de la creación de la Tierra.

Lyell publicó sus teorías en la obra Principios de geología, que revisó 11 veces entre 1830 y 1872.

Las teorías de Lyell influyeron en el trabajo de su amigo Charles Darwin, que formuló la teoría de la evolución. Algunos aspectos de esta última contradicen ciertos principios de la teoría de la uniformidad. Sin embargo, Lyell se convirtió en un gran defensor de las teorías de Darwin.
Lyell es considerado también como uno de los fundadores de la estratigrafía, el estudio de las capas de la superficie de la Tierra.

Elaboró un método para clasificar los estratos, o capas, mediante el estudio de los antiguos estratos marinos de Europa occidental.

Se dio cuenta de que los estratos marinos más cercanos a la superficie, y que son los más recientes, contenían muchas especies de moluscos con caparazón que perviven actualmente en el mar.

Por otra parte, los estratos más antiguos y profundos contenían cada vez menos fósiles de las especies vivientes.

Lyell dividió las rocas de este periodo en tres épocas, basadas en los porcentajes de decrecimiento de especies modernas.

Los tres nombres con que denominó estas épocas -eoceno, mioceno y plioceno- se utilizan todavía hoy.

Lyell fue nombrado sir en 1848 y barón en 1864.

Véase Geología: Historia del pensamiento geológico: Siglos XVIII y XIX.

Por último, el más famoso de los evolucionistas, Charles Darwin, quien fundó la teoría de la evolución moderna con su concepto del desarrollo de todas las formas de vida con su proceso lento de la selección natural.

La ecología moderna, en parte, empezó con Darwin.

Al desarrollar su teoría de la evolución, Darwin enfatizó la adaptación de los organismos a su medio ambiente a través de la selección natural.

Por medio de sus observaciones, se dio cuenta que el medio ambiente está en constante cambio. Propuso que los organismos están sujetos a un proceso de variación que conduce a la selección natural de los individuos mejor dotados para sobrevivir y reproducirse ante las nuevas condiciones.

  • Charles Darwin: Charles Robert Darwin nació en Sherewsbury el 12 de febrero de 1809.
  • Fue el segundo hijo varón de Robert Waring Darwin, médico de fama en la localidad, y de Susannah Wedgwood, hija de un célebre ceramista del Staffordshire, Josiah Wedgwood, promotor de la construcción de un canal para unir la región con las costas y miembro de la Royal Society.
  • Su abuelo paterno, Erasmus Darwin, fue también un conocido médico e importante naturalista, autor de un extenso poema en pareados heroicos que presentaba una alegoría del sistema *****linneano de clasificación sexual de las plantas, el cual fue un éxito literario del momento; por lo demás, sus teorías acerca de la herencia de los caracteres adquiridos estaban destinadas a caer en descrédito por obra, precisamente, de su nieto.
  • Además de su hermano, cinco años mayor que él, Charles tuvo tres hermanas también mayores y una hermana menor.
  • Tras la muerte de su madre en 1817, su educación transcurrió en una escuela local y en su vejez recordó su experiencia allí como lo peor que pudo sucederle a su desarrollo intelectual.
  • Ya desde la infancia dio muestras de un gusto por la historia natural que él consideró innato y, en especial, de una gran afición por coleccionar cosas (conchas, sellos, monedas, minerales) el tipo de pasión «que le lleva a uno a convertirse en un naturalista sistemático, en un experto, o en un avaro».

En octubre de 1825 Darwin ingresó en la Universidad de Edimburgo para estudiar medicina por decisión de su padre, al que siempre recordó con cariño y admiración (y con un respeto no exento de connotaciones psicoanalíticas); la hipocondría de su edad adulta combinó la desconfianza en los médicos con la fe ilimitada en el instinto y los métodos de tratamiento paternos.

Sin embargo Darwin no consiguió interesarse por la carrera; a la repugnancia por las operaciones quirúrgicas y a la incapacidad del profesorado para captar su atención, vino a sumarse el creciente convencimiento de que la herencia de su padre le iba a permitir una confortable subsistencia sin necesidad de ejercer una profesión como la de médico.

De modo que, al cabo de dos cursos, su padre, dispuesto a impedir que se convirtiera en un ocioso hijo de familia, le propuso una carrera eclesiástica.

Tras resolver los propios escrúpulos acerca de su fe, Darwin aceptó con gusto la idea de llegar a ser un clérigo rural y, a principios de 1828, después de haber refrescado su formación clásica, ingresó en el Christ's College de Cambridge.

Una nueva vida

Pero en Cambridge, como antes en Edimburgo y en la escuela, Darwin perdió el tiempo por lo que al estudio se refiere, a menudo descuidado para dar satisfacción a su pasión por la caza y por montar a caballo, actividades que ocasionalmente culminaban en cenas con amigos de las que Darwin conservó un recuerdo -posiblemente exagerado- como de auténticas francachelas. Con todo, su indolencia quedó temperada por la adquisición de sendos gustos por la pintura y la música, de los que él mismo se sorprendió más tarde, dada su absoluta carencia de oído musical y su incapacidad para el dibujo (un «mal irremediable», junto con su desconocimiento práctico de la disección, que representó una desventaja para sus trabajos posteriores).

Más que de los estudios académicos que se vio obligado a cursar, Darwin extrajo provecho en Cambridge de su asistencia voluntaria a las clases del botánico y entomólogo reverendo John Henslow, cuya amistad le reportó «un beneficio inestimable» y que tuvo una intervención directa en dos acontecimientos que determinaron su futuro: por una parte, al término de sus estudios en abril de 1831, Henslow le convenció de que se interesase por la geología, materia por la que las clases recibidas en Edimburgo le habían hecho concebir verdadera aversión, y le presentó a Adam Sedgwick, fundador del sistema cambriano, quien inició precisamente sus estudios sobre el mismo en una expedición al norte de Gales realizada en abril de ese mismo año en compañía de Darwin (treinta años más tarde, Henslow se vería obligado a defender al discípulo común ante las violentas críticas dirigidas por Sedgwick a las ideas evolucionistas); por otra parte, lo que es aún más importante, fue Henslow quien le proporcionó a Darwin la oportunidad de embarcarse como naturalista con el capitán Robert Fitzroy y acompañarle en el viaje que éste se proponía realizar a bordo del Beagle alrededor del mundo.

Hechos sobresalientes en la historia de la ecología

Antigüedad grecolatina: en sus escritos, Teofrasto, Aristóteles y Plinio se preocupaban ya de las relaciones entre los seres vivos y el medio ambiente.

Hay que reconocer a los biólogos y geógrafos un papel fundamental en los inicios de la ecología.

Es justo recordar el aporte considerable de los griegos clásicos.

Por ejemplo, Aristóteles, además de filósofo, fue un biólogo y naturalista de gran talla.

Baste citar sus libros sobre la vida y costumbres de los peces, fruto de sus diálogos con pescadores, y sus largas horas de observación personal.

Aristóteles: 384 AC.-322 AC.

Así como Platón, desde una inspiración principalmente geométrica, es el fundador de la filosofía dialéctica, académica, aunque desarrollada por cauces no escolásticos, su discípulo Aristóteles, desde una inspiración predominantemente naturalista, es el fundador del sistema filosófico más poderoso del mundo antiguo, enraizado en las ciencias de su época, a cuyo desarrollo contribuyó en primera línea: ciencias biológicas, ciencias políticas, lógica formal.

También es el creador de la teología natural y del monoteísmo filosófico, sobre el cual se apoyarían ulteriormente la teología judía, la cristiana y la musulmana.

Nacido en Estagira (en el reino de Macedonia) hacia el año: 384/383 AC.

Por lo que también se le conoce como el Estagirita [«y entre esos Filósofos antiguos ciertamente se puede contar el mayor de todos ellos, esto es, el grande Estagirita...», Feijoo, Cartas 5:1]– hijo del médico Nicómaco, huérfano desde muy joven, su tutor Próxeno decidió llevarle a Atenas, para incorporarle a la Academia, donde fue discípulo de Platón durante veinte años (entre los años: 367 AC.- 366 AC. y 347 AC. - 346 AC.), hasta el fallecimiento del maestro.

Al hacerse cargo Espeusipo, sobrino de Platón, de la dirección de la Academia, Aristóteles se trasladó junto con Jenócrates a la ciudad de Assos, donde dirigió una escuela platónica.

Se asentó luego en Mitilene (345 AC: - 343 AC.), de donde pasó a la corte del rey Filipo de Macedonia, donde fue preceptor de Alejandro, el heredero, hasta que en el año: 340 AC. asumió el poder.

Hacia el año: 335 AC. regresó Aristóteles a Atenas (donde era meteco, extranjero sin derecho a intervenir activamente en aquella democracia), y en competencia con la Academia (dirigida por Jenócrates, tras la muerte de Espeusipo) fundó su propia escuela, en los jardines públicos del santuario dedicado a Apolo Liceo, de donde fue conocida como Liceo, y peripatéticos sus discípulos (por pasear bajo el perípatos, o paseo cubierto del jardín).

Fallecido Alejandro Magno en el año: 323 AC, el antimacedonismo ateniense le obligó a retirarse a Calcis, en la cercana isla de Eubea, donde falleció al siguiente año.

  • Los grandes naturalistas:
  • Buffon (1707-1788.
  • linneo (1707-1778).
  • Darwin (1809-1882).
  • Wallace (1823-1913) en ocasiones fueron verdaderos ecólogos.

1869: Haeckel introduce la palabra "ecología" en el lenguaje científico y da su definición: "Por ecología, entendemos el campo del conocimiento que concierne a la economía de la naturaleza."

1872-1876: Se lleva a cabo la expedición oceanográfica del Challenger, con gran sentido ecológico.

·         El primer gran protagonista de la expedición Challenger, y de la que se toma su nombre, fue una corbeta (un pequeño barco de guerra) de la Marina Inglesa, el HMS Challenger, en el primer barco oceanográfico con sus propios laboratorios, microscopios y demás equipo científico a bordo.

El naturalista británico John Murray y el naturalista escocés Charles Wyville Thompson eran los encargados de dirigir la expedición.

Thompson ya había podido analizar algunos animales curiosos de las profundidades del océano Atlántico y del Mar Mediterráneo y sus descubrimientos persuadieron al gobierno inglés para enviar una expedición mundial para explorar las profundidades marinas.

La Expedición Challenger partió de Portsmouth, Inglaterra, en la Navidad de 1872.

El barco tenía diferentes tipos de aparatos para recoger rocas o barro del suelo del océano, así como también redes para capturar animales de los diferentes niveles del mar.

El Challenger tenía también tornos mecánicos para poder captar la profundidad del océano.

En cada lugar de estudio, la tripulación lanzaba las redes de barrenado, de pesca y otros aparatos hasta diferentes profundidades desde la superficie hasta el fondo marino. Cuando las izaban estaban repletas de animales y rocas.

Al partir, el Challenger se dirigió en dirección sur desde Inglaterra hacía el sur del Atlántico, después alrededor del Cabo de Buena Esperanza en el extremo sur de África. Se dirigió entonces a través de las extensas y difíciles aguas del sur del Océano Índico, cruzando el Círculo Antártico, hacia Australia y Nueva Zelanda.

Después, el Challenger tomó rumbo norte hacia las islas de Hawaii, y de nuevo hacia el sur alrededor del Cabo de Hornos, en el extremo sur de América del Sur donde el océano Pacífico y Atlántico se encuentran.

Después de un serie de exploraciones en el Atlántico, el Challenger volvió a Inglaterra en Mayo de 1876.

Entre los distintos descubrimientos de la Expedición Challenger fue el de encontrar una de las zonas marinas más profundas de la tierra.

La fosa de las Marianas en el oeste del Pacífico, donde el fondo se encuentra a más de 8.200 metros de profundidad.

Hoy se sabe que el lugar más profundo de todos los mares está muy cerca de donde el Challenger fijó entonces.

Tiene una profundidad de 11524 metros y se llama "Challenger" del nombre de la expedición.

Además, los investigadores del Challenger realizaron el primer esbozo general de la forma del suelo marino, incluyendo una elevación en el medio del Océano Atlántico que se conoce hoy en día como la Dorsal Mesoatlántica.

Se compiló además el primer estudio sistemático de las corrientes y las temperaturas en el mar.

Los grandes descubrimientos de la Expedición Challenger animaron a otros países a prestar atención a los océanos y a enviar sus propias expediciones, sirviendo de precedente para posteriores investigaciones.

Datos sobre la Expedición HMS Challenger

-Tripulación: 243 personas
-Científicos: 6
-Duración del viaje: 4 años
-Distancia navegada: 127.000 kilómetros (68.890 millas)
-Número de estaciones de análisis: 362
-Número de estudios de profundidad realizados: 492
-Números de dragados realizados: 133
-Número de nuevas especies de animales y plantas descubiertos: 4.700

1887; S, A, Forbes publica El lago como microcosmos y describe este medio como un "organismo" complejo.

  • sugirió que el conjunto de especies en un lago era un complejo orgánico y que si afectamos a una especie podemos ejercer algún tipo de influencia sobre todo el conjunto.
  • De este modo cada especie mantiene una “comunidad de intereses” con las otras especies y no podemos limitar nuestros estudios a una única especie.
  • Forbes creía que existía un equilibrio estable en la naturaleza, que mantenía a cada especie dentro de ciertos límites año tras año, aunque cada especie estaba siempre tratando de aumentar su número.

1935: Tansley emplea por primera vez la palabra "ecosistema".

·         Si partimos de la Teoría de Sistemas (La teoría general de sistemas (TGS) o teoría de sistemas o enfoque sistémico es un esfuerzo de estudio interdisciplinario que trata de encontrar las propiedades comunes a entidades, los sistemas, que se presentan en todos los niveles de la realidad, pero que son objetivo tradicionalmente de disciplinas académicas diferentes.

·         Su puesta en marcha se atribuye al biólogo austriaco Ludwig von Bertalanffy, quien acuñó la denominación a mediados del siglo XX.), aplicable a cualquier ciencia, podemos generalizar que la Ecología se ocupa de los niveles mas elevados de la materia dentro de los niveles materiales va mas allá de los estudios de Organismos o Especies de la biología, pero parte de ellos, ya que los estudia en unidades de poblaciones que se relacionan una con otras formando Comunidades o Biocenosis (Tansley década de los 30)

·         Las que su vez dependen de la interrelación vital con su medio físico (abiótico) al cual modifican sensiblemente, en unidades de vida, discretas (continuas) que son los ecosistemas (Arthur George Tansley y T. F. Chipp, introdujeron el término ecosistema 1935), que llegaría a ser el punto clave de ecología), que se pueden reconocer como zona de vida, biomas u Biogeocenosis por diversos autores…

·         Un poco antes Charles Elton y otros relacionan la energía con los seres vivos en los ecosistemas y determinaron las clásicas pirámides tramas trópicas.

·         1942: Lindemann presenta un esquema del flujo de energía en el interior del ecosistema.

  • La energía es la capacidad de realizar un trabajo y el comportamiento de la misma la describen las leyes de la termodinámica, que son dos:

    · La primera ley dice que la energía puede transformarse de una clase en otra, pero no puede destruirse.
  • Por ejemplo, la energía de la luz se transforma en materia orgánica (leña), que a su vez se transforma en calor (fuego) y luz; el calor se puede transformar en energía del movimiento (máquinas a vapor); ésta en luz (dinamo que produce electricidad), y así sucesivamente.
  • La segunda ley dice que al pasar de una forma de energía a otra (energía mecánica a química a calor y viceversa) hay pérdida de energía en forma de calor.
  • Cualquier cambio de una forma de energía a otra produce pérdidas por calor. De esto se deduce que un ecosistema no puede ser autoabastecido de energía en el corto plazo y que todos los procesos naturales son irreversibles en cuanto al flujo de energía, es decir, el flujo de energía sigue una sola dirección.

·         De la energía solar que llega a la superficie de un ecosistema se aprovecha sólo un 1 % aproximadamente, porque las pérdidas son considerables hasta llegar a la producción primaria. En efecto, sólo el 45% de la luz disponible es absorbible por los orgánulos fotosintéticos; una parte de la radiación potencial es reflejada; otra parte es transmitida por los órganos vegetales, 0 sea, que pasa por ellos, y la energía absorbida es transformada en calor.

En el mismo ecosistema hay pérdida de energía, porque cerca de la mitad de la producción primaria bruta es gastada por los productores en su metabolismo y se pierde como calor, y sólo la otra mitad está disponible para los consumidores como alimento (carbohidratos, celulosa, lignina, grasas, proteínas, etc.).
En la cadena trófica, al pasar de un eslabón a otro, hay más pérdida de energía a través de la respiración y los procesos metabólicos de los individuos, porque el mantener vivo un organismo implica gastar, en forma de calor, parte de la energía captada; las sustancias no digeribles, que son excretadas o regurgitadas y descompuestas por los detritívoros; y la muerte de individuos, que ocasiona pérdidas, pero la energía es devuelta, en parte, por los desintegradores.

La fotosíntesis de las plantas verdes es el proceso fundamental mediante el cual la energía solar es transformada en materia orgánica, que mantiene todas las formas de vida sobre la Tierra.

Sin la energía solar no seria posible la vida, y el día en que el Sol cese de producir energía, también se acabará la vida en nuestro planeta indefectiblemente, al menos en forma generalizada.

 Naturalmente esto sucederá dentro de unos 7000 millones de años.

“El 99.98% de la energía disponible sobre la superficie de la Tierra proviene del Sol.

La restante de las mareas, de la nuclear o atómica, de la termal o sea del calor del interior de la Tierra, y de la gravitacional o sea la fuerza de la gravedad.

La radiación solar, que llega a la superficie terrestre, varía según la latitud (a mayor distancia de la línea ecuatorial menor radiación), la altura sobre el nivel del mar (a más altura más radiación), la orografía (valles profundos tienen menos horas de sol) y la nubosidad (a mayor nubosidad menos radiación), influenciando fuertemente en el tiempo y el clima.”

Década de los 50: Descripciones detalladas de ecosistemas, que desde entonces se han convertido en modelos clásicos; fueron realizadas por Teal, H.T. Odum y otros

  • "Ecología como el estudio de los Ecosistemas" y fue desarrollada por Eugene Odum en 1971.
  • Esta definición de Ecología surge más por el uso que por su declaración original. Odum comenzó con la definición Haeckeliana, pero su deseo de establecer una nueva clase de ecología, la ecología ecosistémica, lo llevó más lejos que los demás.
  • Sin duda hoy en día la visión de Odum es la predominante, en tanto define claramente el sujeto de estudio de la Ecología:
  • El Ecosistema.
  • El concepto de ecosistema fue formalizado por el biólogo británico Sir Arthur Tansley en 1935 como una contracción de las palabras "Ecological System" en un esfuerzo de aplicar el pensamiento de "Sistemas" a la complejidad propia de la naturaleza.


“En los años 1960-1970:

Se introduce la ecología en los programas escolares. 1970: "Día de la Tierra": Manifestación en los Estados Unidos, considerada como un acto del "activismo ecológico" cuyo objetivo es lograr el respeto al medio ambiente. 1972:

 En el mes de junio, la Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente, celebrada en Estocolmo, concluye con diversos acuerdos”

 

Copiado: http://www.ecyrano.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=88:historia-de-la-ecologia&catid=35:ecologia&Itemid=70